Logotipo ius & lexLLÁMANOS
Logotipo indemnización óptima

El seguro de defensa jurídica y reclamación de daños

Última actualización: 30/12/2023
Tiempo de lectura: 6 minutos

El Seguro de Defensa Jurídica es una cobertura esencial que puede marcar la diferencia cuando te encuentras en una situación legal complicada. En este artículo, exploraremos en detalle qué es el seguro de defensa jurídica, cómo funciona, las situaciones en las que puede ser de utilidad, y las buenas prácticas que deben seguir las compañías de seguros para garantizar un servicio eficiente y justo para sus asegurados.

¿Qué es el Seguro de Defensa Jurídica?

El Seguro de Defensa Jurídica es una cobertura que ofrecen las compañías de seguros para proteger a sus asegurados en caso de que se vean involucrados en un proceso legal, ya sea judicial, administrativo o arbitral. Esta cobertura permite a los asegurados acceder a asistencia legal para defender sus intereses en situaciones diversas, como accidentes de tráfico, disputas contractuales, conflictos laborales, entre otros.

La regulación principal de esta garantía se encuentra en el Artículo 76. A) a 76. F) de la Ley de Contrato de Seguros, que establece los derechos y obligaciones tanto del asegurado como de la compañía de seguros en relación con la defensa jurídica.

Seguro defensa jurídica

El Seguro de Defensa Jurídica en la Práctica

La mayoría de las pólizas de seguros incluyen un seguro de defensa jurídica. Uno de los ejemplos más comunes en los que esta garantía se aplica es en el Seguro del Automóvil. Cuando ocurre un accidente de tráfico y los asegurados sufren lesiones, daños en sus vehículos u otros perjuicios indemnizables, pueden recurrir al seguro de defensa jurídica para obtener asistencia legal y proteger sus intereses en el proceso legal que pueda surgir.

Es importante diferenciar el seguro de defensa jurídica del servicio de defensa prestado por la compañía asociada al seguro de responsabilidad civil, que está regulado en el Artículo 74 de la Ley de Contrato de Seguros. La defensa proporcionada por la aseguradora en el seguro de responsabilidad civil se aplica cuando el asegurado causa daños o debe responder ante terceros. En este caso, la compañía asume la defensa del asegurado frente al perjudicado para proteger sus intereses. Por lo tanto, la defensa jurídica regulada por el Artículo 76 de la LCS es independiente de la defensa proporcionada por la compañía en el seguro de responsabilidad civil.

Diferencias entre Ambos Seguros

Para comprender mejor las diferencias entre el seguro de defensa jurídica y la defensa proporcionada por la compañía en el seguro de responsabilidad civil, podemos recurrir a un ejemplo de un accidente de tráfico:

Supongamos que el conductor del vehículo A no respeta una señal de STOP y colisiona con el vehículo B, causando lesiones a los ocupantes de este último. En este escenario, la compañía aseguradora del vehículo A asumirá la defensa de su asegurado ante la reclamación de responsabilidad civil de los ocupantes del vehículo B, según el Artículo 74 de la LCS. Por otro lado, los ocupantes del vehículo B, como perjudicados, pueden utilizar la cobertura de defensa jurídica regulada en el Artículo 76 de la LCS para reclamar los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

Cómo se Presta la Cobertura del Seguro de Defensa Jurídica

La cobertura del seguro de defensa jurídica puede prestarse de dos maneras:

  1. Mediante indemnización: En este caso, el asegurado tiene la libertad de elegir a un abogado particular, y la compañía de seguros abonará los honorarios legales una vez finalizado el trabajo. Sin embargo, esta cobertura generalmente está limitada en cuanto a la cantidad que la compañía está dispuesta a cubrir.
  2. En especie: En esta modalidad, la compañía asume directamente la defensa jurídica del asegurado a través de un abogado designado por la misma. La cobertura suele ser ilimitada en cuanto al importe que la compañía está dispuesta a pagar por los honorarios legales del abogado.

La elección entre estas dos formas de prestación de la cobertura depende de las condiciones específicas de la póliza y de la preferencia del asegurado.

Conflictos en el Seguro de Defensa Jurídica

El seguro de defensa jurídica ha generado a lo largo de los años una serie de conflictos entre asegurados y compañías de seguros. Para abordar estos problemas, en 2018 se publicó la Guía Técnica 1/2018 de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que establece buenas prácticas en el seguro de defensa jurídica. Esta guía tiene como objetivo prevenir y resolver conflictos, unificando los procedimientos y criterios en este tipo de cobertura.

Rechazo de la Reclamación

Uno de los conflictos más comunes se produce cuando la compañía de seguros considera que la reclamación del asegurado es inviable o temeraria. Esto puede suceder en casos donde los daños son mínimos, hay versiones contradictorias de los hechos o no existe un parte amistoso que determine la culpa. En estos casos, la aseguradora puede negarse a prestar asistencia jurídica al asegurado, dándole libertad de acción para buscar un abogado particular. Sin embargo, solo puede condicionar el pago de los gastos de defensa jurídica a un resultado favorable si esta limitación se encuentra en las condiciones generales de la póliza y es aceptada expresamente por el asegurado.

La Guía de Buenas Prácticas establece que la compañía debe justificar de manera detallada y justificada el motivo por el cual califica la reclamación como inviable o temeraria. Además, en casos de conflicto, la compañía debe informar al asegurado sobre su derecho a acudir al arbitraje para resolver la controversia.

Conflictos de Intereses

Otro escenario conflictivo ocurre cuando existe un conflicto de intereses entre el asegurado y la compañía de seguros. Esto sucede en situaciones como las siguientes:

Caso 1: La compañía de seguros de defensa jurídica o la compañía de seguros del vehículo asegurado y la compañía del vehículo responsable del accidente son la misma o pertenecen al mismo grupo.

Caso 2: La compañía de seguros del asegurado asume la defensa jurídica del asegurado y también de la parte contraria en un proceso judicial.

En estos casos, la Guía de Buenas Prácticas establece que la compañía debe actuar con total independencia y no perjudicar los intereses del asegurado en beneficio de la compañía de seguros.

Resolución de Conflictos

En caso de conflicto entre el asegurado y la compañía de seguros en relación con la cobertura de defensa jurídica, se puede recurrir a diferentes mecanismos de resolución de disputas:

  1. Reclamación ante la compañía: El asegurado puede presentar una queja formal ante la compañía de seguros. Esta debe responder en un plazo establecido por la legislación vigente y resolver la queja de manera adecuada.
  2. Arbitraje: Si la reclamación ante la compañía no resuelve el conflicto, el asegurado puede recurrir al arbitraje, un proceso de resolución de disputas en el que un árbitro imparcial revisa el caso y emite una decisión vinculante.
  3. Defensor del asegurado: En algunos países, existe la figura del Defensor del Asegurado, que es una entidad independiente encargada de mediar en los conflictos entre el asegurado y la compañía de seguros.

Conclusiones

El Seguro de Defensa Jurídica es una cobertura importante que brinda a los asegurados asistencia legal en situaciones legales complejas. Es esencial conocer los términos y condiciones de la póliza, así como los derechos y obligaciones del asegurado y la compañía de seguros, para aprovechar al máximo esta cobertura.

Las buenas prácticas y la regulación en este ámbito han contribuido a mejorar la relación entre los asegurados y las compañías de seguros, evitando conflictos innecesarios y garantizando un acceso justo a la asistencia legal. Los asegurados deben estar informados sobre sus derechos y recurrir a mecanismos de resolución de disputas si enfrentan problemas con su compañía de seguros en relación con la defensa jurídica.

En resumen, el Seguro de Defensa Jurídica es un aliado importante para proteger los derechos y los intereses de los asegurados en situaciones legales, y su correcta aplicación depende en gran medida de una comprensión clara de sus términos y condiciones, así como del cumplimiento de buenas prácticas por parte de las compañías de seguros.

Valora este post
Don Noe Munoz Barallobre

¿Ha sufrido un accidente de tráfico?

Nos encargamos de todo el proceso de reclamación y de obtener la máxima indemnización.
Te llamamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IUSLEX Legal Logo
Una web de Ius & Lex
Financiado por el Programa Kit Digital. Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España «Next Generation EU»
Ius & Lex ISSN  3020-1624 Blog editado en Madrid por  FVFA ABOGADOS SLP
Aviso Legal  y política de privacidad
Sitemap
crossmenumenu-circle