Saltar al contenido

Artículo 90 del Código Civil

Artículo 90 del Código Civil dispone lo siguiente:

Artículo 90.

1. El convenio regulador a que se refieren los artículos 81, 82, 83, 86 y 87 deberá contener, al menos y siempre que fueran aplicables, los siguientes extremos:

a) El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.

b) Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.

c) La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.

d) La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.

e) La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.

f) La pensión que conforme al artículo 97 correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.

2. Los acuerdos de los cónyuges adoptados para regular las consecuencias de la nulidad, separación y divorcio presentados ante el órgano judicial serán aprobados por el Juez salvo si son dañosos para los hijos o gravemente perjudiciales para uno de los cónyuges.

Si las partes proponen un régimen de visitas y comunicación de los nietos con los abuelos, el Juez podrá aprobarlo previa audiencia de los abuelos en la que estos presten su consentimiento. La denegación de los acuerdos habrá de hacerse mediante resolución motivada y en este caso los cónyuges deberán someter, a la consideración del Juez, nueva propuesta para su aprobación, si procede.

Cuando los cónyuges formalizasen los acuerdos ante el Secretario judicial o Notario y éstos considerasen que, a su juicio, alguno de ellos pudiera ser dañoso o gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o para los hijos mayores o menores emancipados afectados, lo advertirán a los otorgantes y darán por terminado el expediente. En este caso, los cónyuges sólo podrán acudir ante el Juez para la aprobación de la propuesta de convenio regulador.

Desde la aprobación del convenio regulador o el otorgamiento de la escritura pública, podrán hacerse efectivos los acuerdos por la vía de apremio.

3. Las medidas que el Juez adopte en defecto de acuerdo o las convenidas por los cónyuges judicialmente, podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio aprobado por el Juez, cuando así lo aconsejen las nuevas necesidades de los hijos o el cambio de las circunstancias de los cónyuges. Las medidas que hubieran sido convenidas ante el Secretario judicial o en escritura pública podrán ser modificadas por un nuevo acuerdo, sujeto a los mismos requisitos exigidos en este Código.

4. El Juez o las partes podrán establecer las garantías reales o personales que requiera el cumplimiento del convenio.

El artículo 90 del Código Civil establece los elementos que debe recoger el convenio regulador, cuando se produzca la resolución del matrimonio, ya sea por separación o divorcio, debiendo concurrir los siguientes elementos esenciales:

  • a) La atribución del ejercicio de la patria potestad a uno de los progenitores, concediendo al otro progenitor un régimen de comunicación y estancia.
  • b) Llegado el caso, también se podrá acordar el régimen de visitas y comunicación a los abuelos.
  • c) Por regla general, al progenitor que se le atribuye el ejercicio de la patria potestad, se incluirá la atribución de la vivienda familiar, así como los bienes muebles que se encuentran en la misma.
  • d) Ambos progenitores, aunque ya no exista vinculo matrimonial y se haya producido a la disolución del régimen económico matrimonial, tendrán la obligación del levantamiento de las cargas que aún subsisten del matrimonio, por ejemplo: Hipoteca, préstamo del coche, etc., y el derecho de alimentos siendo de carácter obligatorio, como se recoge en los artículos 142 a 153 del Código Civil.
  • e) La liquidación del régimen económico matrimonial, como hemos comentado en el punto d), una vez que se produzca la resolución matrimonial, habrá que proceder a la disolución del régimen económico matrimonial, no siendo obligatorio, pero siendo recomendable su realización.
  • f) Pudiendo establecerse el pago de la pensión de uno a otro cónyuge, como se recoge en el artículo 97 del Código Civil, y en caso de no llegar a un acuerdo se establecerá de la siguiente manera:
    • Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.
    • La edad y el estado de salud.
    • La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.
    • La dedicación pasada y futura a la familia.
    • La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
    • La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.
    • La pérdida eventual de un derecho de pensión.
    • El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.
    • Cualquier otra circunstancia relevante.

Los elementos esenciales que han de regularse en un convenio regulador, estarán sujetos a la tenencia o no de hijos, como se recoge en las letras a) y b), la letra c) es posible que no se tenga en propiedad una vivienda, viviendo de alquiler regulando esta circunstancia artículo 15 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, el único aspecto imperturbable, con independencia de la relación matrimonial es lo dispuesto en este artículo en las letras d) y e), es decir, el levantamiento de las cargas y la liquidación del régimen matrimonial, quedando excluido el derecho de alimentos si no se tiene ninguna de las personas que recoge el artículo 142 a 153 del Código Civil, el último punto, la letra f), se aplicará cuando se produzca un desequilibrio económico.

Continuando con el desarrollo del artículo, su apartado segundo recoge que los acuerdos o convenios reguladores deberán ser aprobados por el órgano judicial que conozca de la resolución matrimonial, la denegación del acuerdo regulador deberá ser motivado, en el caso del Letrado de la Administración de Justicia o del Notario, entrarán a valorar si el convenio regulador es un acuerdo que provoque graves perjuicios a los contrayentes o los hijos, en caso de ser así, el nuevo acuerdo o propuesta deberá ser presentada ante el Juez que hubiera conocido del asunto, decidiendo el Juez mediante resolución motivada su aceptación o su denegación.

Una vez aceptado, podrá realizarse por vía de apremio los acuerdos establecidos.

El Juez podrá establecer las medidas que estime pertinentes, en defecto de convenio regulador, dichas medidas podrán ser modificadas cuando atendiendo a las circunstancias, sea más favorable su modificación, pudiendo realizar la modificación a través del Juez o mediante nuevo convenio regulador, lo mismo sucede con los acuerdos establecidos ante el Letrado de la Administración de Justicia.

Como medida de cumplimiento, el Juez o las partes podrán proceder a exigir garantías, ya sean estas reales o personales.

Artículos relacionados: