Saltar al contenido

Artículo 137 del Código Civil

Artículo 137 del Código Civil dispone lo siguiente:

Artículo 137.

1. La paternidad podrá ser impugnada por el hijo durante el año siguiente a la inscripción de la filiación. Si fuere menor o tuviere la capacidad modificada judicialmente, el plazo contará desde que alcance la mayoría de edad o recobrare capacidad suficiente a tales efectos.

El ejercicio de la acción, en interés del hijo que sea menor o tuviere la capacidad modificada judicialmente, corresponderá, asimismo, durante el año siguiente a la inscripción de la filiación, a la madre que ostente la patria potestad, a su representante legal o al Ministerio Fiscal.

2. Si el hijo, pese a haber transcurrido más de un año desde la inscripción en el registro, desde su mayoría de edad o desde la recuperación de la capacidad suficiente a tales efectos, desconociera la falta de paternidad biológica de quien aparece inscrito como su progenitor, el cómputo del plazo de un año comenzará a contar desde que tuviera tal conocimiento.

3. Cuando el hijo falleciere antes de transcurrir los plazos establecidos en los párrafos anteriores, su acción corresponderá a sus herederos por el tiempo que faltare para completar dichos plazos.

4. Si falta en las relaciones familiares la posesión de estado de filiación matrimonial, la demanda podrá ser interpuesta en cualquier tiempo por el hijo o sus herederos.

El artículo 137 del Código Civil regula la impugnación de la paternidad, a diferencia del artículo 136 del Código Civil que establece la impugnación del marido, este artículo recoge la impugnación de la filiación por parte del hijo.

Pudiendo el hijo impugnar la filiación del “padre”, teniendo como plazo para el ejercicio de la impugnación los siguientes:

  • Un año desde que el menor alcance la mayoría de edad o desde que recupere la capacidad.
  • Un año desde que conozca la falta de paternidad del padre.
  • Casos excepcionales:
    • Durante la minoría de edad o discapacidad, podrá iniciar la madre la impugnación de la filiación, teniendo un año desde la inscripción en el Registro, pudiendo también realizar esta acción el representante legal y el Ministerio Fiscal.
    • Cuando falleciere el hijo, podrán sus herederos impugnar la filiación, teniendo por plazo el que reste para cumplir un año.

No obstante, cuando el hijo lo sea por filiación matrimonial sin posesión de estado, podrá impugnar la filiación en cualquier momento de su vida o de sus herederos.

Artículo relacionado: