Saltar al contenido

Artículo 1 del Código Civil

Artículo 1 del Código Civil dice lo siguiente:

Artículo 1.

1. Las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

2. Carecerán de validez las disposiciones que contradigan otra de rango superior.

3. La costumbre sólo regirá en defecto de ley aplicable, siempre que no sea contraria a la moral o al orden público, y que resulte probada. Los usos jurídicos que no sean meramente interpretativos de una declaración de voluntad, tendrán la consideración de costumbre.

4. Los principios generales del derecho se aplicarán en defecto de ley o costumbre, sin perjuicio de su carácter informador del ordenamiento jurídico.

5. Las normas jurídicas contenidas en los tratados internacionales no serán de aplicación directa en España en tanto no hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno mediante su publicación íntegra en el «Boletín Oficial del Estado».

6. La jurisprudencia complementará el ordenamiento jurídico con la doctrina que, de modo reiterado, establezca el Tribunal Supremo al interpretar y aplicar la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

7. Los Jueces y Tribunales tienen el deber inexcusable de resolver en todo caso los asuntos de que conozcan, ateniéndose al sistema de fuentes establecido.

Primer artículo de este texto legal, determina las “fuentes del ordenamiento jurídico español“, es decir, las diferentes formas de creación de las normas jurídicas, siendo estas: la ley, la costumbre y los principios generales del derecho.

Tras la publicación de la Constitución Española, se amplían las fuentes del ordenamiento jurídico, siendo las siguientes: la Constitución Española, la Ley Orgánica, las Normas Internacionales, Ley Ordinaria, Real Decreto-Ley, Real Decreto-Legislativo, la Costumbre y los Principios Generales del Derecho, sin perjuicio, de las normas que emanan de las diferentes Comunidades Autónomas, de las Provincias y de los Municipios.

Hay que remarcar lo recogido en el apartado 6, la interpretación y aplicación de las normas, siendo la forma utilizada de interpretación y aplicación la jurisprudencia reiterada y la doctrina, no forman parte de las fuentes del derecho.

Las Sentencias emitidas por el Tribunal Supremo establecen el criterio de interpretación de las normas (requiriendo dos sentencias para crear jurisprudencia, y una si niega un criterio anterior) y el Tribunal Constitucional.

El último punto, el apartado 7, es una obligación dirigida a los jueces y tribunales, teniendo que resolver los asuntos que tengan conocimiento, de acuerdo al sistemas de fuentes establecido.

Artículo relacionado: